Funciones de Miembros de la Junta de Gobierno

Funciones de Miembros de la Junta de Gobierno

Hermano Mayor

El Hermano Mayor (Regla 40), como representante de la Hermandad, es el máximo responsable de la misma y de la Junta de Gobierno y depositario absoluto de la confianza de los hermanos, debiendo poseer en mayor grado todas las cualidades especificadas en la regla 38. Consecuentemente deberá contar con el respaldo de los hermanos en todo momento, para lo cual deberá mantenerlos informados de su actuación.

El cargo es incompatible con el ejercicio de cualquier cargo político o funciones de gobierno en el ámbito local, provincial, regional o nacional. Si llegara el caso de que descuidara gravemente sus deberes, los hermanos podrán convocar un Cabildo general Extraordinario, según se dispone en la regla 68, en el cual se podrá Juzgar su comportamiento, y tras las pruebas oportunas, si así lo estimasen los dos tercios de los asistentes, proponer su destitución a la Autoridad Eclesiástica.

Sus funciones son:

– Fomentar el culto y la devoción a nuestros amantísimos titulares, cuidando igualmente de que los miembros de la Hermandad se formen debidamente para el ejercicio de apostolado propio de los laicos.

– Representar jurídicamente a la Hermandad en el más amplio sentido, con sujeción a los acuerdos del Cabildo.

– Dirigir con el mayor sentido de responsabilidad la Junta de Gobierno.

– Presidir todos los actos corporativos de la Hermandad.

– Convocar los Cabildos, fijando con el Secretario Primero el orden del día de los mismos.

– Delegar la representación de la Hermandad.

– Dirimir las votaciones en caso de empate.

– Refrendar con su firma las actas, oficios, certificaciones y todos los documentos de la Hermandad que así lo requieran.

Teniente Hermano Mayor

El Teniente Hermano Mayor (Regla 41) ayudará al Hermano Mayor en todo lo que fuese necesario, sustituyéndolo con sus mismos derechos y obligaciones en cuantas circunstancias y actos hubiere lugar.

Consiliarios

Con la denominación de Primero, Segundo y Tercero tienen la misión específica de asesorar y ayudar al Hermano Mayor, del que recibirán el encargo de desempeñar aquellas funciones que sean necesarias, asignadas mediante acuerdo del Cabildo de Oficiales.

En ausencia del Hermano Mayor y del Teniente de Hermano Mayor, pueden llevar la representación de la Hermandad, sustituyéndoles con las mismas atribuciones.

Mayordomía

Según la Regla 39 de la Hermandad, estará compuesta por un Mayordomo Primero y un Mayordomo Segundo. El Mayordomo Primero tendrá atribuidas, entre otras, las funciones (Regla 43) de:

– Administrar los bienes de la Hermandad, custodiándolos y conservándolos con la mayor solicitud y esmero, no pudiendo cederlos ni prestarlos sin previa aprobación de la Junta de Gobierno.

– Presentar a la Junta de Gobierno para su estudio, aprobación y posterior presentación al Cabildo General, para su aprobación, el presupuesto ordinario del ejercicio entrante, así como cualquier modificación de las cuotas.

– Rendir cuentas anualmente a la Junta de Gobierno, con la presentación de los correspondientes justificantes, para su posterior aprobación por el Cabildo General.

– Organizar el reparto de túnicas y papeletas de sitio junto con el Secretario.

– Llevar un libro inventario en el que consten todos los enseres propiedad de la hermandad y en el que habrán de anotarse anualmente las altas y bajas justificadas.

Al tomar posesión de su cargo, recibirá del Mayordomo saliente y en presencia del Hermano Mayor y Secretario, a su vez salientes y entrantes, todos los libros y enseres de la Hermandad firmando conjuntamente la citada entrega.

El Mayordomo Segundo (Regla 44) tendrá las funciones de colaborar en todas las funciones con el Mayordomo Primero; Sustituirlo inmediatamente y a todos los efectos en caso de ausencia, enfermedad o vacante; Administrar la Tesorería de la Diputación de Obras Asistenciales; y Asumir cuantas funciones específicas el Mayordomo Primero delegue en él.

Secretaría

Según la Regla 39 de la Hermandad, estará compuesta por un Secretario Primero y un Secretario Segundo. Asigna al Secretario Primero (Regla 46), como fedatario de la Hermandad, entre otras:

– Asistir a todos los actos de gobierno de la Hermandad, autentificando con su presencia la legalidad de los mismos.

– Levantar acta de todos los Cabildos de la Hermandad, reflejándolas fielmente en los libros destinados para tal efecto, pudiendo expedir certificaciones de estas actas y de cuantos escritos sean necesarios con el Vº Bº del Hermano Mayor.

– Redactar la Memoria Anual de Actividades de la Hermandad para su aprobación por el Cabildo General y posterior remisión en su caso al organismo diocesano correspondiente.

– Recibir el juramento de los nuevos hermanos, conforme a lo dispuesto en la regla 12, e inscribir a los hermanos en el libro registro de la Hermandad, cuya custodia y actualización deber cuidar.

– Dar lectura a la fórmula de Protestación de Fe durante la Función principal de Instituto, conforme a lo dispuesto en el anexo 9.

– Extender las Papeletas de Sitio para la Estación de Penitencia.

– Organizar y custodiar el Archivo General de la Hermandad, así como guardar en su poder las planchas del grabado original de estas Reglas y el sello de la Hermandad con el que, al par que con su firma autentificara todos los escritos.

– En todos los actos y cultos, encargarse del protocolo de la Hermandad.

– Comunicar al Sr. Vicario General la composición de la nueva Junta de Gobierno para su conocimiento y publicación en el Boletín Oficial del Arzobispado, así como al Consejo de Hermandades y Cofradías a los efectos oportunos.

El Secretario Segundo (Regla 47) colaborará en todas sus funciones con el Secretario Primero y lo sustituirá inmediatamente y a todos los efectos en caso ausencia, enfermedad o vacante. Así mismo asumirá las funciones específicas que el Secretario Primero delegue en él.

Diputado Mayor de Gobierno

Dispone la Regla 45 que entre sus funciones está:

– Ser responsable de la organización y buena marcha de la Cofradía durante la Estación de Penitencia, velando por el cumplimiento de horarios e itinerarios previsto, y por el mantenimiento del orden y compostura.

– Pasada la Semana Santa redactar un informe que contenga las incidencias producidas durante la Estación de Penitencia y que elevará a la Junta de Gobierno, leyéndolo en el primer Cabido de Oficiales que se celebre, a fin de que la misma tenga conocimiento de todo ello y adopte las medidas que fuesen necesarias.

– Organizar también cuantos actos procesionales, internos o externos, puedan tener lugar durante el periodo de su mandato.

Fiscal

La Regla 48 establece para el Fiscal sus funciones, entre las que figuran:

– Velar por el exacto cumplimiento de las Reglas de la Hermandad.

– En lo referente a la admisión de nuevos hermanos, informar la solicitud de ingreso y cuidar que reúnan las condiciones exigidas.

– Procurar la divulgación y el conocimiento por todos los hermanos de las Reglas de la Hermandad.

– Elevar informe a la Junta de Gobierno sobre la procedencia o no de las sanciones a los hermanos.

– Cuidar del cumplimiento de todos los acuerdos reflejados en el libro de actas e inspeccionar los libros de la Hermandad a efecto de vigilar la buena marcha de la misma, dando cuenta a la Junta de Gobierno de cuantas faltas o negligencias observare.

– Fiscalizar las cuentas anuales con antelación a la presentación al Cabildo de ofíciales, para su consideración y posterior aprobación por el Cabildo General.

– Cuidar del desarrollo de todos los cabildos.

Priostía

La Regla 39 establece, como miembros de la Junta, a los Priostes Primero y Segundo. El Prioste Primero (Regla 49) tiene como funciones:

– Tener a su cargo el cuidado y exorno de las sagradas imágenes y objetos de culto, así como el aseo y conservación de nuestra iglesia y todo cuanto pueda estar contenido en ella.

– Montar los cultos que la Hermandad organice y de manera especial el paso procesional y todo lo concerniente a la Cofradía.

– En unión del Mayordomo, se encarga de la contratación del Personal necesario para ayudarles, así como de los acólitos y sirvientes de la Cofradía.

– En todo lo económico, estará a lo que aconseje el Mayordomo.

Para el Prioste Segundo (Regla 50) se le encarga la colaboración en todas sus funciones con el Prioste Primero y lo sustituirá inmediatamente y a todos los efectos en caso de ausencia, enfermedad o vacante. Así mismo asumirá las funciones específicas que el Prioste Primero delegue en él.

Diputacion de Cultos

El Diputado de Cultos (Regla 51) deberá, entre otras funciones:

– Organizar, de acuerdo con el Director Espiritual y en estrecho contacto con los Priostes, todos los cultos que hayan de celebrarse, ocupándose de la designación de predicadores, sacerdotes que hayan de actuar u ordenación de las diversas funciones, con objeto de que aquellos revistan la mayor solemnidad.

– Cuidar, junto con los Priostes, de la guarda y custodia de los objetos de culto, teniendo a sus órdenes al personal subalterno que preste servicio en dichos actos.

Diputado de Formacion (y Grupo Joven)

El Diputado de Formación (Regla 52) tendrá como cometido:

– Promover y fomentar en estrecha colaboración con el Director Espiritual la formación religiosa, moral y humana de los miembros de la Hermandad, mediante la organización de actos encaminados al logro de estos fines.

– Dedicar especial interés a la catequesis infantil mediante los procedimientos recomendados por la Autoridad Eclesiástica.

– En aquellos actos formativos que puedan tener cierto carácter cultual, contará con la incondicional ayuda del Diputado de Cultos.

Diputacion de Obras Asistenciales

El Diputado de Obras Asistenciales (Regla 53) es el encargado de:

– Organizar y dirigir toda la labor social y caritativa de la Hermandad, principalmente en lo referente a lo especificado en la Regla 7 y Título Octavo.

– Procurar la obtención de los recursos necesarios para el sostenimiento de las obras a él encomendadas.

– Animar y orientar a los hermanos en el trabajo inherente al desarrollo de la Sección de Obras Asistencias (Título 8º).

– De manera preferente deberá informarse de los casos de necesidad de cualquier tipo que exista entre los hermanos o dentro de la collación en que se encuentra enclavada la Hermandad, a fin de remediarlos en lo posible, siempre a través del organismo correspondiente.

– Dar puntual cuenta de su actuación a la Junta de Gobierno, así como del desarrollo y actividades de la Sección de Obras Asistenciales, de cuya administración informará cumplidamente al Mayordomo.