Recibe culto en Veroli (Italia) desde el siglo XIII,  por la antigua tradición de que estuvo en esa ciudad predicando la doctrina de Jesús. También es patrona de Bonares (Huelva).

 

Su fiesta se celebra el 22 de octubre.

 

Es mencionada en los Evangelios canónicos, aunque de forma escueta, aparece más detalladamente en algunos evangelios apócrifos. Según la interpretación tradicional cristiana de los textos evangélicos, habría sido la madre de Santiago el Mayor y San Juan Evangelista, se interpretó que ella es la hermana de María la madre de Jesucristo, por el versículo en Juan 19:25. pero como hemos visto en el caso de María Cleofás debería ser llamada “pariente”.

En el Evangelio  es mencionada entre los testigos de la Crucifixión de Jesús (Marcos 15:40), junto con Maria Magdalena y "María, la madre de Santiago el Menor y de Judas Tadeo". Tras la muerte de Jesús, las tres mujeres acuden a la sepultura de Jesús, y un joven vestido de blanco les anuncia la resurrección (Marcos16:1-8).

En el Evangelio de San Mateo no es mencionada nunca por su nombre; sin embargo, en el relato de la Crucifixión aparecen mencionadas tres mujeres: María Magdalena; María, la madre de Santiago y José y  "la madre de los hijos de Zebedeo"(Mateo 27:56). Si se acepta que se está haciendo referencia a la misma persona que en el Evangelio de Marcos, Salomé sería la madre de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo. La “madre de los hijos de Zebedeo” interviene también en otro pasaje del Evangelio de Mateo (Mateo20:20-28), cuando pide a Jesús un lugar de honor para sus hijos en su futuro reino. Mateo no la menciona claramente entre las mujeres que descubren la resurrección de Jesús, que en su evangelio son dos, María Magdalena y "la otra María" (Mateo 28:1).

En el Evangelio Apócrifo de Tomás, entre los discípulos de Jesús se cita a dos mujeres: María Magdalena y María Salomé. El controvertido Evangelio secreto de Marcos, dos de cuyos pasajes se citan en una carta supuestamente escrita por Clemente de Alejandría , contiene otra mención de Salomé que no aparece en el evangelio canónico de Marcos. Salomé es mencionada también en el antiguo evangelio de los egipcios, en el Protoevangelio de Santiago y en otros textos apócrifos.