Talla anónima de fines del XVII, atribuida a la producción de Pedro Roldán o de su hija Luisa la Roldana, luce el Viernes Santo diadema de plata dorada ejecutada por el orfebre Emilio Landa en 1939 y manto de terciopelo azul bordado en oro por el Taller de Elena Caro (1977) siguiendo las trazas de uno anterior de Juan Manuel Rodríguez Ojeda.